Los Analgénicos

5
(1)

De: Pepe de la Barra

Bares de España, ¡Qué lugares! Ningún sitio como los bares para conocer desde nuestra cultura popular hasta nuestra sabiduría política (¿?). Vamos con todo lo propio a los bares y como somos de alzar un poquito la voz se enteran hasta los que pasan por la puerta. ¿hay quien no tenga anécdotas de bar? Y además suelen ser muy divertidas.

Cierto es que últimamente están un poquito cambiados, no de nombre, que los conservan, bar Paco, La Esquina, Los Currantes etc. Pero sí de amos y con nombres tan raros que no los sabemos decir bien, pero los hacemos nuestros, aceptándolos y adoptándolos. Fácil, a la china, Silvia y a la rumana, Ana o lo que a cualquiera se le pase por la cabeza, si cuela, cuela. Que colará por repetición con total seguridad.

Por aquí iré dejando alguna que otra anécdota.

Hallábame yo que me hallaba en el fondo de la barra de un bar con mi toma, mi tapa y una rebanada de pan cuando entraron dos veinteañeros, iban en chándal, unos chicos deportistas, con unas vistosas zapatillas estilo botín de vivos colores que parecían muy nuevas, poco deporte habían hecho. Los dos llevaban unas amplías chaquetas de chándal abiertas que dejaban ver unas camisetas o jerséis, uno en blanco y el otro en azul. El de blanco cargaba un gran collar con una suerte de rectángulo que pendía de este y el de azul una especie de gargantilla plateada y ambos con gorra negra de ala plana.

Se dirigieron los dos pomposamente hacía una mesa, cosa esta que me llamó la atención, cuando uno de ellos se gira y alzando la voz dice:

—¡Échame una birra Chon! —dirigiéndose a dueño del bar, chino él, aún sin adoptar.

»¿Y tú que quieres Bro? —Diminutivo de Broulio supongo.

—Otra, Bro, pero la mía de la que lleva limón—Mira tú, se llaman igual.

—¡Dos birras limoneras Chon y una de papas!

Ya con sus birras, resultaron ser cervezas, y sus papas, decidieron compartir con todos los presentes su música de traca traca, móvil en mano. Y apareció él, parecía mismamente recién salido de meses en una trinchera, hasta en la barba y las greñas que llevaba por pelo. Pantalón verde multibolsillos encerrado por los bajos con unas botacas negras estilo militar y una pelliza de camuflaje.

Se dirigía hacia sus amigos cabizbajo y con una pequeña bolsa de plástico en la mano, Bro1 y Bro2 celebraron su llegada.

—¡Hey Luisi, ya era hora! ¿Te habías perdido? —Le inquirió Bro2

—No que va, es que he ido a la farmacia y no veas Bro—respondió mientras le enseñaba la bolsa.

—¿Te ha «dao» un chungo o qué? —preguntó Bro1 con media sonrisa, media sorpresa.

—Ya se me ha «pasao» ¿sabes? ¡Chon una birra para mí también, pero normal!

—Pues que llevo unos días con dolor de cebolla y esta mañana he «hablao» con el médico por teléfono…

 —¡Toma, «cagaplisas»! — interrumpió Chon al dejarle la cerveza en la mesa. Los tres rieron y yo también claro, que «salao» el Chon.

—¿Y qué? Venga sigue—Le animó Bro1.

—…«Pos na» que el médico me pregunta que me pasa, se lo explico y empieza a hacerme un montonazo de preguntas ¿sabes? Que si vomito que si flojeo…

—eso tú siempre mamonazo, agregó uno de los Bro riendo.

—…y… «buah» y yo que sé cuántas cosas más. Total, que me dice que, si me encuentro muy mal que me vaya a urgencias, ¡por los cojones voy a ir y a urgencias! paso de movidas ¿sabes?

—Tú y cualquiera, a ver si no. ¿Y ya está? —interrumpió y preguntó al tiempo Bro2.

—«Pos» ahí viene el rollo. Que me dice que me tome un «analgénico» de esos de los de 250 gramos o milígramos o yo que sé, cada ocho horas y que no necesito receta ni «na».

»Pillo y me voy «pa» la farmacia, me pongo la puta mascarilla y todo y cuando me toca… ¡Que se me va la pinza, que no me sale!

»Y «pos» anal, anal… le digo a la «pava» que me de unos supositorios de 250 gramos y ¡pilla y se va, partiéndose la caja! ¿sabes?

»Yo me quedo ahí «parao» y me vuelve con el dueño, los dos riendo, y digo a ver que va a pasar aquí con el cachondeo. Le iba a decir algo a la «pava» esa, pero esta buena… y digo paso.

»Llega el tipo «to colorao», riéndose el cabrón, y me suelta ¿sabes? Que es que no tienen supositorios de «cuartoquilo», que ni siquiera se fabrican que ¿qué es lo que me pasa?

Las carcajadas de los dos Bro fueron realmente escandalosas, inclinándose hacia adelante y hacia atrás en las sillas convulsivamente.

—¡Anal, anal… «to» tú culo! —Le dijó Bro1 riéndose directamente en su cara.

—¡Sí, sí, sí! —apostilló Bro2 sin poder añadir nada más.

—¡Eh! ¿Qué pasa? Menos jiji, jaja—Fue lo único que acertó a decir Luisi ya con la cara de un rojo vergüenza muy subido. Cuando el cachondeito a su costa remitió, prosiguió.

»Buah» que movida ¿sabes? Se han reído de mí y había «mazo peña» y eso no me mola nada, que el que tiene boca se equivoca ¿sabes? ¡Putas palabras raras!

»Total que le digo que es «pal dolor de chola», bueno, le he dicho cabeza no vaya a ser que me monten otra ¿sabes?—más carcajadas.

»Y me ha dicho que ya estoy mayor «pa» supositorios y que me tome de esto—sacando una caja de la bolsa.

—¿A ver? —dice Bro1 mientras coge la caja, la abre, saca una tira de capsulas de su interior, la mira y dice:

—Pues esto tiene forma de torpedo, así que ya sabes. ¡Venga ponte! —y mientras ríe, extrayendo de la tira, una de las capsulas de color blanco y naranja, se la muestra a Luisi, sujetando esta con los dedos pulgar e índice.

—¡Oye, que…! — sorprendido Luisi, no le dio tiempo a decir nada más, pero por si acaso se echó hacía atrás arrastrando ruidosamente la silla, cosa que aprovechó Bro1 para introducir la capsula por la boca de la botella de cerveza.

—¡Hala, «curao»!

Entre risotadas, «palabros», media bronca media broma de estos tres fenómenos llegó por detrás de mí Paco, buen amigo.

—¿Qué tal, los conoces?

—Los voy conociendo, sangre nueva Paco.

—¿Y qué?

—A estos les van a dar, pero bien

—Ah sí, ¿qué?

—Analgénicos, Paco, analgénicos

¿Qué te ha parecido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja una respuesta